¿Quién se casó con Inés Pertiné?

Fernando de la Rúa se casó con Inés Pertiné .

Inés Pertiné

Inés Pertiné

Inés Pertiné Urien (Buenos Aires, 27 de diciembre de 1942) es la viuda del expresidente Fernando de la Rúa y fue primera dama de Argentina entre 1999 hasta 2001. Fue también primera dama de la ciudad de Buenos Aires entre 1996 y 1999, cuando Fernando de la Rúa era jefe de gobierno de la ciudad.[1]

 Leer más...
 
Wedding Rings

Fernando de la Rúa

Fernando de la Rúa

Fernando de la Rúa (Córdoba, Argentina, 15 de septiembre de 1937-Loma Verde, Argentina, 9 de julio de 2019)[3][4][5][6]​ fue un abogado, profesor universitario de derecho procesal y político argentino, perteneciente a la Unión Cívica Radical que fungió como el primer Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entre 1996 y 1999, y posteriormente como presidente de la Nación Argentina entre 1999 y 2001, sucediendo a Carlos Menem. Había ejercido previamente como senador nacional por Capital Federal durante tres mandatos no consecutivos, fue presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical entre 1997 y 1999, y precandidato a la presidencia por su partido en 1983, declinando en favor de Raúl Alfonsín ante la seguridad de su victoria en las elecciones primarias.[7]

De la Rúa sucedió a Carlos Menem como presidente el 10 de diciembre de 1999, luego de vencer en las elecciones presidenciales apoyado por la Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación, denominada simplemente como La Alianza, coalición entre la UCR y la formación de centroizquierda y sectores peronistas FREPASO. Su programa fue anunciado mediante una Carta a los Argentinos, donde se comprometió a mantener el sistema monetario imperante desde 1991 bajo la Ley de Convertibilidad del Austral, que establecía una paridad entre el peso argentino y el dólar estadounidense, a luchar contra "la corrupción inherente a la concentración del poder y la debilidad de los controles", generar una "cultura exportadora" con mayor valor agregado, profundizar el Mercosur, tener una tasa de inversión no menor al 30% financiada con recursos propios y colocar a la educación como "eje central de la transformación".[8]

El agravamiento de la Crisis económica iniciada en 1998, la creciente demostración de insostenibilidad de la convertibilidad a largo plazo, y las medidas económicas procíclicas tomadas al inicio de su gobierno, llevaron al gobierno de De la Rúa a depender cada vez más de la toma de deuda externa, principalmente por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) a fin de sustentar el cambio fijo. Estas medidas llevaron a un deterioro rápido y persistente de la economía y los indicadores sociales. Durante el período temprano de su presidencia destacaron la intervención federal de la provincia de Corrientes a fines de 1999, con una fuerte represión en la que fueron muertas dos personas y heridas otras 50,[9]​ el anuncio del primer plan económico que incluyó la célebre Tablita de Machinea y un sonado escándalo por posibles sobornos en el Senado de la Nación para lograr la aprobación de la Ley de Reforma Laboral, que motivó la renuncia del vicepresidente Carlos Álvarez en octubre de 2000.[10]​ Con posterioridad, entre las obras del gobierno se destacaron dos grandes operaciones financieras internacionales conocidas como "Blindaje" y "Megacanje", la designación como ministro de Economía de Domingo Cavallo, quien había sido un emblema del gobierno de Carlos Ménem, un Decreto de Necesidad y Urgencia propuesto por la ministra de Trabajo Patricia Bullrich rebajando un 13% las jubilaciones y los salarios de la administración pública, incluidos los docentes,[11]​ a la vez que se generalizaba el movimiento piquetero de desocupados que bloqueaban calles y rutas.

La situación del país empeoró visiblemente en 2001, agravándose la crisis económica y social, hasta convertirse en una crisis política e institucional. El plano político terminó de deteriorarse con la derrota abrumadora de la Alianza en las elecciones legislativas de medio término ese mismo año, en las que una enorme proporción del electorado emitió votos en blanco o anulados. El 2 de diciembre, una impopular disposición del gobierno, conocida como Corralito, que restringía la extracción de dinero en efectivo de los bancos, diseñada por el ministro Domingo Cavallo, terminó provocando un estallido social generalizado, con manifestaciones, bloqueos de rutas y calles, ataques a bancos y saqueos a supermercados, en las principales ciudades del país. El 19 de diciembre, De la Rúa anunció por televisión el estado de sitio e inmediatamente después de finalizado el anuncio miles de personas salieron a la calle con el lema "Qué se vayan todos". Al día siguiente las manifestaciones populares continuaban y fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad con un saldo de treinta y nueve víctimas fatales en distintos puntos del país.[12]​ Esa tarde De la Rúa presentó su renuncia a la Presidencia, abriendo un período de dos semanas de alta inestabilidad política y caos social, durante las cuales cuatro funcionarios estuvieron a cargo del Poder Ejecutivo, dos de ellos con el título de presidente de la Nación (Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Duhalde).

De la Rúa se retiró de la vida pública y evitó realizar declaraciones después de su presidencia. Continúa siendo una figura controvertida por su papel en la crisis económica de 2001, como en la represión policial durante el estallido social posterior y los eventuales actos de corrupción durante su gobierno, que lo llevaron a ser incluido en varias causas judiciales en su contra, en ninguna de las cuales resultó condenado.[13]​ Falleció el 9 de julio de 2019, a la edad de 81 años,[5][14][15]

 Leer más...